¡Una experiencia increíble en New Forest!

¡Hemos vivido una experiencia increíble en New Forest!

Después de pasar una semana en New Forest con 28 alumnos y alumnas, nos damos cuenta de lo afortunadas que hemos sido de poder llevar a cabo esta experiencia.

Los alumnos y las alumnas han pasado dos días en London; han asistido a un colegio Inglés; han dormido en familias inglesas; han conocido de primera mano la tragedia del Titanic desde el punto en el que el barco zarpó (Southampton).

Por supuesto, el aprendizaje y la práctica del inglés tanto para ellos y ellas como para nosotras es un objetivo imprescindible de este programa; sin embargo, va mucho más allá y los beneficios han sido muchos más de los que pensamos.

Nuestras chicas han vivido una vivencia que recordarán el resto de sus vidas. Cambian  su contexto habitual durante una semana y se dan cuenta de que existen otras realidades y que no todo el mundo tiene el mismo estilo de vida que ellos y ellas. Con ello, aprecian más lo que tienen en casa, como la familia, los amigos, el cole, la comida… La relación del grupo cambia también a lo largo de esta semana. Durante el viaje son amigos, hermanos, familia; se apoyan cuando tienen momentos tristes, de dudas y también viven juntos la emoción, alegría, nervios que supone una aventura como esta. Por supuesto, ganan más amigos de los que tenían antes y además hacen turismo y aprenden más de la cultura del país cuya lengua llevan aprendiendo durante años. El enfrentarse a una situación completamente nueva, hace aumentar su autonomía y hace que se conozcan mejor a sí mismos y que descubran que son capaces de hacer muchas más cosas de lo que piensan. Todo esto influye positivamente en su autoestima.

Nosotras, como profesoras, nos relacionamos con el grupo de una forma totalmente distinta a lo que hacemos en clase. Tenemos mucho más tiempo para hablar, reír, compartir con ellos y ellas y conocerlos mejor. Tenemos la preocupación y el deber de que estén bien; pero también podemos relajarnos y permitirnos estrechar nuestros lazos.

Profesionalmente, el conocer otros colegios y otros educadores es muy enriquecedor. En este aspecto tenemos suerte, ya que asistimos a un colegio con metodología Warldorf (fundadas por Rudolf Steiner), tan distinta a la nuestra. El poder entrar en otras clases nos hace darnos cuenta de qué cosas hacemos bien o podemos mejorar y, sobre todo, volvemos con la cabeza llena de ideas nuevas para poner en práctica (con la motivación que ello supone).

Por lo tanto, creemos que tanto alumnos y alumnas como profesoras, somos muy afortunados de tener tantas ocasiones a lo largo de nuestra vida escolar de hacer este tipo de salidas.

Maria Amezua, Itziar Lasarte, Maider del Amo

Os compartimos unas fotos del viaje:

Categoría: Enseñanza-aprendizaje

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×