La Compañía de Jesús y la Reconciliación

Por: Koldo Katxo S.J.

congregacion-general-36-jesuitak-durango

La Congregación General 36 de la Compañía de Jesús, celebrada el pasado año en Roma, ha vuelto a situarnos como “Compañeros en una misión de Reconciliación y de Justicia”.

Al titular así su decreto 1, ha querido citar expresamente la conocida formulación paulina: “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos encomendó el ministerio de la reconciliación.” (2 Cor 5,18).

Sobre el proceso de reconcialización y el apostolado

La primera sugerencia, que sin duda afecta a todos nuestros apostolados, es que antes de proponer un proceso de reconciliación a otros, miremos en torno nuestro para ver si no necesitamos nosotros mismos superar diferencias o reconstruir nuestra comunicación fraterna donde se haya dañado, bien sea en comunidades o en equipos de obras apostólicas.

En otras palabras, la reconciliación entre nosotros es parte de la credibilidad que necesitamos para todo proyecto de reconciliación hacia fuera.

La Cuaresma que estamos celebrando puede ser una excelente oportunidad para llevar a cabo el ejercicio de perdón y reconciliación que proponemos. Como nos dice el Papa Francisco en su mensaje para esta Cuaresma:

“La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor.”

Categoría: Carisma ignaciano

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×