Intercambio en París: Una experiencia inolvidable

El pasado mes de marzo, 12 alumnos y alumnas de 1º de bachillerato vivieron una experiencia humana gracias al intercambio organizado con un colegio de Francia, cerca de París.

Todo empezó el sábado 10 de marzo cuando el grupo de 11 alumnas y un alumno franceses llegaron a Durango acompañados por sus dos profesoras Céline y Florence. Estábamos todos un poco nerviosos, ya que era el primer encuentro entre los alumnos y nosotras las profesoras. Íbamos a convivir juntos durante dos semanas. La primera de ella se desarrolló aquí en Durango y la segunda en Montigny, una ciudad cercana a la capital francesa.

A pesar de que los alumnos habían empezado a comunicarse a través de las redes sociales, podíamos notar en el aire que todos estaban con ganas, pero también con cierto miedo a lo que podría ocurrir. En esta línea Eduardo Arriola comentó que “al comienzo estaba un poco nervioso pero en cuanto nos conocimos me quede más tranquilo”.

Una vez hechas las presentaciones, cada alumno se fue con su correspondiente compañero a casa a pasar el fin de semana. Durante este tiempo, nuestros alumnos y alumnas les enseñaron Durango. El domingo fueron a conocer Donostia.

Lunes: primer día en el colegio. Cada alumno francés se incorporó con su compañero vasco a una clase de 1º de bachillerato. Tuvieron la oportunidad de asistir a clases de euskera, lengua castellana, inglés, biología, literatura…. Además, a lo largo de la mañana, nuestros alumnos les enseñaron todo el centro educativo. Al mediodía hicimos una gynkana con el objetivo de que conocieran Durango más profundamente. Después de las horas de clase durante la mañana, cada alumno volvió con su compañero a casa para disfrutar de la tarde.

Martes: excursión a Bilbao. Los 24 alumnos franceses y vascos acompañados por Céline, Florence y Elodie, fuimos a pasar el día a Bilbao. Cogimos el tren a las 9:00 y llegamos al Casco viejo sobre las 10 de la mañana. Un día precioso para disfrutar de la capital vizcaína. Empezamos la visita con un tour por el Casco Viejo: Catedral de Santiago, Mercado de la Ribera, Plaza Nueva, plaza de Unamuno, Teatro Arriaga… son unas de las cosas que les enseñamos. Después de comer en el parque del Arenal, caminamos hacia el museo Guggenheim. Visita al museo y dirección al museo marítimo. Ese día mezclamos tanto cultura como deporte, ya que hicimos todo andando: desde el Casco Viejo hasta el museo marítimo y vuelta. Fue un día muy bonito: las profesoras pudimos darnos cuenta del buen ambiente que se había creado entre los alumnos franceses y vascos. Todos hacían un esfuerzo para hablar entre todos: los franceses practicando castellano y los vascos el francés. La muy buena relación que habían creado en tan poco tiempo era más que evidente.

Al día siguiente, el grupo francés se fue de excursión a Gernika mientras que los alumnos vascos tenían que acudir a un día normal de clase.

Jueves: fiestas del colegio. Ese jueves comenzaban las fiestas de nuestro colegio. Fue una ocasión única para nuestros invitados de descubrir los bailes típicos vascos y vivir de primera mano el ambiente de las fiestas participando en las diferentes actividades junto a sus correspondientes vascos. El concurso de tortilla de patata fue lo que más les gustó. Se incorporaron a los equipos de nuestros alumnos para presentar una tortilla. Además, las profesoras fueron llamadas a formar parte del jurado. “Tuvimos que probar unas 15 tortillas” comentó Florence, una de las profesoras acompañante del grupo francés.

Viernes: madrugón y dirección a Francia. Salimos de Durango en autobús a las 5:30 de la mañana hacia Biarritz para coger el avión. El viaje transcurrió sin problemas y llegamos al colegio francés sobre las 12:00. Sin perder tiempo, nos tuvimos que adecuar a las costumbres francesas, ya que lo primero que hicimos fue comer. Después cada alumno se fue a casa de su correspondiente compañero a pasar el fin de semana.

“Lo que más me gustó fue el partido de rugby que Basil me llevó a ver” Eduardo Arriola.

El lunes fue nuestro primer día en el colegio St Exupéry de Montigny. La profesora de educación cívica organizó un taller de periodismo para que nuestros alumnos y los alumnos franceses tuvieran la oportunidad de escribir juntos unos artículos sobre la estancia en Durango.

El martes fuimos a visitar París. Subimos a la Torre Eiffel, dimos un paseo por el Sena y nos acercamos a l’Île de la Cité, donde visitamos la catedral de Notre Dame. Un día lleno de cultura gracias a la guía que nos acompañó.

El miércoles visitamos Versalles, el palacio y los jardines.

“Lo que más me ha gustado ha sido subir a la Torre Eiffel y el palacio de Versalles” (Nahia Aranguren).

“Lo mejor del intercambio para mí ha sido visitar muchos sitios como París y Versalles” (Markel Callejo).

Los dos días siguientes seguimos el intercambio en el colegio. Nuestros alumnos asistieron a clase durante esos dos días. “Lo que más me llamó la atención fue el respeto que mostraban los alumnos hacia los adultos. Además, son más silenciosos y obedientes que nosotros” (Miriam Arrieta). “Me llamó la atención que tengan que coger el tren para ir a cualquier lugar y que todos los alumnos vivieran lejos los unos de los otros” (Ane Egia). “Era muy extraño que los alumnos llamarán a los profesores Monsieur o Madame” (Nerea Urionagüena).

Finalmente, el viernes a la tarde, nos tuvimos que despedir entre lágrimas. “Durante el viaje he conocido una nueva cultura y me he hecho nuevos amigos. Me encantaría poder repetirla” (Nahia Aranguren). “Ha sido una experiencia genial” (Miriam Arrieta).

Categoría: Enseñanza-aprendizaje

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×