Liverpool: una ciudad para soñadores

Los alumnos y las alumnas de 3º ESO de San Jose Jesuitak han vivido una experiencia inolvidable en la ciudad de Liverpool. Desde el 2 de febrero, día en que salimos hacia allí, hasta el día de la vuelta, día 11, han sido muchas las experiencias vividas y los aprendizajes interiorizados.

La imagen puede contener: 11 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

Los dos primeros días en Liverpool nos acercaron a una nueva realidad: el sábado pasamos el día con las familias y el domingo fuimos a Chester; primero en ferry, luego en tren. Estos primeros días nos ofrecieron una oportunidad extraordinaria para hacer un primer acercamiento hacia los alumnos y las alumnas, para entablar conversaciones acerca de temas que no habíamos mencionado antes y, en especial, para acercar distancias y cimentar la confianza en el grupo.

Nunca es fácil acostumbrase a un nuevo horario, una nueva ciudad, un nuevo idioma, un nuevo hogar, una nueva familia y sobre todo, unas costumbres algo alejadas de las nuestras. A primera vista, vivir todas estas novedades no parece nada fácil; sin embargo, para nosotros ha sido todo un lujo poder vivirlo en la mejor compañía y siempre entre risas. La relación entre los educadores y los estudiantes ha sido especial, ya que la estancia fuera de casa y del colegio nos ha situado frente a situaciones diversas. En realidad, nos ha ofrecido oportunidades para seguir aprendiendo y creciendo en comunidad.

Desde el primer lunes, por la mañana los alumnos y las alumnas realizaban “The Beatles Project” en el centro escolar King David. El colegio presenta varias particularidades, algunas alejadas de nuestras costumbres; otras, sin embargo, no tan distintas de nuestra realidad. Los educadores tuvimos la oportunidad de visitar los espacios y las instalaciones del centro de forma exhaustiva con la ayuda de una alumna del colegio.

Nos sorprendió en especial la gestión de los espacios y del tiempo, así como las zonas de cooperación y las salas “Chill out”. Las clases perseguían un enfoque totalmente práctico, donde los alumnos, protagonistas activos en su proceso de aprendizaje, manipulaban y experimentaban constantemente. Por lo tanto, el viaje a Liverpool nos ha servido también para comparar dos realidades no tan alejadas entre sí y para cargar la mochila con nuevas ideas y proyectos. ¡Hemos vuelto con muchas ganas y recursos para seguir innovando y mejorando nuestra práctica diaria!

Para alcanzar el fin último de sumergirse por completo en la cultura y en el idioma de la ciudad, nos alojamos en familias que viven cerca del centro. Sin embargo, por las tardes desarrollamos diversas actividades, tales como indagar los rincones de la ciudad, visitar las catedrales, el World museum y el estadio de fútbol Anfield, jugar a bolos y en especial, realizar una visita guiada en el museo de los Beatles.

Mediante el desarrollo del proyecto, además de adquirir las competencias académicas estrechamente relacionadas con el propio proyecto, los estudiantes adquirieron también competencias imprescindibles para el futuro y para la vida: la gestión de los recursos económicos y del tiempo, la autonomía, la resolución de problemas

La respuesta de los verdaderos protagonistas a la pregunta acerca de la experiencia vivida en Liverpool es sincera, contundente:

“He vivido una gran experiencia en Liverpool. Me he sentido muy a gusto tanto con la familia y los amigos y amigas, como con los educadores y las educadoras que nos acompañaron en el viaje. Ha sido una experiencia inolvidable y la repetiría sin pensarlo dos veces. Las canciones de los Beatles me gustan ahora más que nunca”.

“Ha sido la primera vez que he viajado a Inglaterra y ha sido una experiencia maravillosa. La familia me ha acogido como a uno más de la familia. ¡Me encantaría volver!”

Los educadores y las educadoras que hemos viajado junto a los estudiantes también hemos querido compartir nuestras vivencias: ha sido una experiencia única, ya que hemos visto y vivido la ciudad a través de los ojos de los auténticos protagonistas.

La relación alumno-educador se ha visto fortalecida y ha sido una oportunidad para seguir aprendiendo los unos de los otros. La convivencia y el día a día han sido muy llevaderos. Nuestra relación es ahora más humana, abierta y natural. Hemos recordado que ante todo, tanto los alumnos como los educadores, somos personas, y que por lo tanto, sentimos y vivimos como tal. Nuestras relaciones y nuestro liderazgo tiene que partir de esta afirmación.

Queremos compartir también el recuerdo más significativo y emotivo del viaje: nuestros alumnos y nuestras alumnas cantando Imagine en el escenario de “The Cavern”, la taberna en la que la música de los Beatles salió a la luz por primera vez:

Imagine there’s no Heaven
It’s easy if you try
And no Hell below us
Above us only sky

Imagine all the people
Living for today
Imagine there’s no country
It isn’t hard to do

Nothing to kill or die for
And no religion too
Imagine all the people
Living life in peace

You may say I’m a dreamer
But I’m not the only one
I hope someday you will join us
And the world will be as one

Imagine no posessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
Or Brotherhood of Man

Imagine all the people
Sharing all the world
You may say that I’m a dreamer
But I’m not the only one

I hope someday you will join us
And the world will be as one

¡Los alumnos y las alumnas, los educadores y las educadores seguimos soñando e imaginando!

Categoría: Enseñanza-aprendizaje

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×