Jesuiten Etxea participa en la iniciativa para acoger a migrantes y refugiados en Europa

El pasado domingo 5 de mayo miles de personas nos reunimos en Durango en torno a un abrazo solidario gigante. Queremos abrir las puertas de nuestra casa y de nuestro pueblo a las personas migrantes y refugiadas.

También hemos querido denunciar a los cuatro vientos las políticas violentas y xenófobas. Durante el acto del pasado domingo se organizaron ocho columnas representando diversos sectores y problemáticas de la sociedad actual. Desde la solidaridad entre los pueblos, pasando por las reivindicaciones de los pensionistas, las feministas, la defensa de la memoria histórica, etc.

Recibimos la invitación de Ongi Etorri Errefuxiatuak de Durango y la asociación Jesuiten Etxea participó en la columna de la solidaridad entre los pueblos, junto a otras entidades sociales. Muchos profesores y familias del colegio también fueron partícipes de la movilización. Una vez realizada la presentación en la plaza Ezkurdi, una mujer lanzó un emocionante irrintzi, con el que se pusieron en marcha las columnas en dos itinerarios que desembocaron en el multiusos de Landako. Durante el recorrido los altavoces fueron desgranando miles de nombres de las personas que han perdido la vida al intentar cruzar el Mediterráneo estos últimos años. Las ocho cadenas humanas, ya en el interior, fueron entretejiendo una espiral cada vez más cerrada, hasta que se produjo un enorme abrazo entre todos y todas. Era palpable la solidaridad y hermandad que flotaba en el ambiente, entre los de aquí y los de allí; queriendo hacer sitio a las personas migrantes y refugiadas, tanto en nuestra vieja Europa como en nuestro viejo pueblo.

Categoría: Incidencia social

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×