Plan de Atención a la diversidad

La ley educativa vigente establece, en su título II, una finalidad clara e inequivoca para todos los que estamos implicados en el mundo de la enseñanza. Habla de trabajar “ para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional”; señala también que “las Administraciones educativas deben asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado”.

Para responder a la diversidad, además de centrarnos en el alumno, estamos obligados a mirar el contexto escolar en su conjunto. Por eso es necesario un Plan de Atención a la Diversidad (Aniztasunaren Arretarako Plana 2013), para organizar, revisar y mejorar el conjunto de medidas educativas que se impulsan a fin de ayudar a los alumnos que, por diferentes motivos, tienen dificultades para avanzar en el currículo ordinario.

Este plan está en el mismo corazón del proceso de enseñanza-aprendizaje dado que engarza con otros procesos clave en la educación, tales como la acción tutorial y la orientación, la evaluación, la programación, el proyecto de Convivencia, etc .

Si queremos que la atención a la diversidad está presente en nuestros modos de intervención educativa y el centro funcione como un entorno verdaderamente inclusivo necesitamos:

  • Valorar la diversidad en el alumnado como una riqueza para apoyar el aprendizaje de todas las personas.
  • Aprovechar sinergias entre los componentes del centro escolar (alumnado, profesorado y familias) y los servicios de apoyo externo para asegurar que los contextos de aprendizaje tengan continuidad y coherencia.
  • Disponer de un Proyecto Educativo que abarque las culturas, las políticas y las prácticas del centro educativo con el fin de atender a la diversidad de todo el alumnado. En ese proyecto se recogerá de manera específica el Plan de Atención a la diversidad.
  • Potenciar el aprendizaje y la participación de todos los alumnos y alumnas en especial de quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad.
  • Flexibilizar itinerarios y currículos personales y posibilitar diferentes contextos de aprendizaje.
  • Organizar el aula de manera que se favorezca la autonomía y el trabajo colaborativo entre el alumnado.
  • Proponer actividades complementarias y extraescolares inclusivas, variadas y accesibles para todo el alumnado, que sean del interés de todos y todas.
  • Coordinar y visualizar todos los apoyos y medidads de atención desde la perspectiva de los alumnos y alumnas y su desarrollo. Apoyos que preferentemente serán realizados en contextos compartidos y para el grupo.

Como se podrá observar, todo esto supone un replanteamiento de las modos en que se ha abordado la atención a la diversidad hasta ahora y exige reflexión y acción, trabajando desde distintas áreas. Es mucho lo que nos queda por hacer, pero en esto estamos y estaremos los próximos años.

Si queréis profundizar más, aquí tenéis algunos enlaces interesantes en los que se enmarca nuestro Proyecto de Atención a la Diversidad:

Plan Estratégico de atención a la diversidad en el marco de una escuela inclusiva (Gobierno Vasco)

EducaciónInclusivaFeyAlegriaN15 (“La educación inclusiva puede ser concebida como un proceso que permite abordar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los educandos a través de una mayor participación en el aprendizaje, las actividades culturales y comunitarias y reducir la exclusión dentro y fuera del sistema educativo”)

 

×