Fundamentos

«Formar hombres y mujeres para los demás, responsables de sí mismos y del mundo que les rodea y comprometidos en la tarea de su transformación hacia una sociedad fraterna y justa».

El objetivo principal y la razón de ser de la educación de la Compañía de Jesús (Caracteristicas de la Educacion SJ) es el crecimiento global de la persona, que lleva a la opción y el compromiso con los valores, de acuerdo con los principios y visión humana y cristiana de la vida. Así, para la Compañía de Jesús educar es, además de transmitir conocimientos, posibilitar una experiencia personal, creando actitudes que generen acciones.

Tal objetivo requiere una total y profunda formación de la persona humana, un proceso educativo que intenta la excelencia; un esfuerzo de superación para desarrollar las propias potencialidades, que integra lo intelectual y lo académico, lo espiritual y relacional, lo artístico y psicomotriz, y todo lo que enriquece a la persona. Trata de lograr una excelencia humana cuyo modelo es el Cristo del Evangelio, una excelencia que refleje el misterio y la realidad de la encarnación, y que tenga en cuenta la dignidad de todas las gentes y la santidad de toda la creación.

La educación jesuita, si realmente obtiene su objetivo, debe conducir a una transformación radical, no sólo de la forma de pensar y actuar ordinariamente, sino de la misma forma de entender la vida, como hombres y mujeres competentes, conscientes y compasivos, que buscan el ‘mayor bien’ en la realización del compromiso de la fe y la justicia, para mejorar la calidad de vida de los hombres, especialmente de los pobres de Dios, los oprimidos y abandonados.

Si quieres saber más sobre todo lo que forma nuestro fundamento educativo, en estos enlaces tienes más información:

Pedagogía Ignaciana. Un planteamiento práctico.

Carácter propio de los centros de la Compañía de Jesús

Cinco Claves de Espiritualidad Ignaciana

También te puede interesar

×