Despedida al alumnado de Bachillerato

El pasado 10 de junio gozamos de la oportunidad y el honor de despedir al alumnado que acaba de finalizar el bachillerato. Una nueva generación de jóvenes, que tras haber permanecido en el colegio durante los últimos 16, 17 años, salen dispuestos a enfrentarse a los retos que la vida les depare.

Despues de cada una de estas despedidas los profesores nos hacemos esta pregunta: El fruto de nuestro trabajo , de nuestra labor educativa sois vosotros; sois , por tanto, la nota de nuestro examen anual. No nos alargaremos ahora con la nota que nos podamos merecer, pero si quisieramos remarcar el tesón, esfuerzo y cariño que hemos empleado cuando hemos trabajado con cada uno de los chicos y chicas de esta promoción.

Me valgo de una idea extraida de un artículo de opinión de Onintza Enbeita: “Muchas veces, observando las mochilas que portan los niños en los patios del colegio me pregunto: ¿Que llevaran dentro? ” ¿Qué llevan los alumnos y alumnas que acaban de salir del colegio en sus mochilas? Conocimientos, sentimientos, sabiduría, experiencias, amistades? ¿ Hemos respondido a las preguntas que ellos nos lanzaron? ¿Hemos creado en ellos la necesidad de hacerse nuevas preguntas? Preguntemos directamente a nuestros alumnos: ¿Qué lleváis en vuestra mochila? ¿La necesidad de conocer y trasformar el mundo? ¿La revindicación de más justicia? ¿La llamada al cuidado real entre las personas?


Durante estos años hemos tratado de cumplir el compromiso adquirido con las familias cuando trajisteis a vuestros hijos e hijas a nuestro centro: Brindarles contextos, situaciones y oportunidades significativas para llegar a conformarlos como personas integrales. Es por ello por lo que hemos tratado de educarlos en valores que conforman el eje de nuestra educación: La gratitud, amistad, aceptación de las debilidades, la mirada compasiva y comprometida sobre el mundo, la empatía y el perdón.

Para finalizar estas breves líneas, agradecemos nuevamente al alumnado y familias la enorme confianza que habeis depositado en nosotros durante estos años. Terminamos con unas palabras de San Ignacio de Loyola: “Si nuestra educación ha dejado huella en vosotros será porque habéis aprendido a leer vuestra vida y habéis aprendido a encontrar el lugar que cada uno de vosotros debe tener en este mundo. Un mundo que tiene derecho a esperar de vosotros cosas, que superarán lo habitual, y tiene derecho también a esperar de vosotros la disposición a dar lo mejor de vosotros mismos”.

Nos despedimos sin adioses, con un hasta luego, hasta que queraís, hasta cuando nos necesiteis.


Categoría: Enseñanza-aprendizaje

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×