La paz está en nuestras manos

El 30 de enero fue el Día de la Paz, y para darle la importancia que le corresponde, el pasado viernes hicimos una celebración especial en nuestro colegio.


¿Por qué el Día de la Paz?
La responsabilidad de la paz siempre la ponemos en los demás: cuando hay un problema en nuestro pueblo, lo dejamos en manos de las personas que gobiernan; cuando estamos en una situación injusta, son los jueces los que tienen que imponer nuevas leyes; cuando hay un problema en casa son los padres los que tienen que hacer algo, cuando las cosas no están bien en el colegio o en la clase es el profesorado quien tiene que dar una solución; si nos enfadamos con nuestras amistades, el otro o la otra suelen ser culpables del enfado. Muchas veces jugamos así. Trasladando a los demás la responsabilidad de lo que ocurre a nuestro alrededor. Pero en las situaciones que se dan a nuestro alrededor, en las actitudes, en el ambiente, en los problemas, en los conflictos, muchas cosas están en nuestras manos. Y además, es responsabilidad individual tomar conciencia de lo que está en nuestras manos y actuar activamente a favor de la paz.

¿Y cómo actuar por la paz? Podemos utilizar la famosa oración de Francisco de Asís como guía para responder a esta pregunta. La oración explica perfectamente que la paz está en nuestras manos.

Jauna, egin gaitzazu zure bakearen zerbitzari.

Gorrotoa nagusi den lekuan, guk maitasuna jar dezagula,

Iraina nagusi den lekuan, barkamena jar dezagula

haserrea nagusi den lekuan, batasuna jar dezagula,

gezurra nagusi den lekuan, egia jar dezagula,

zalantza nagusi den lekuan, sinesmena jar dezagula,

etsipena nagusi den lekuan, itxaropena jar dezagula,

ilunpea nagusi den lekuan, argia jar dezagula,

tristura nagusi den lekuan, poztasuna jar dezagula.


Gure jokabide izan dadila, Jauna,

ez gu poztuak izatea, poztu dezagula baizik,

ez gu onartuak izatea, onar dezagula baizik,

ez gu maitatuak izatea, maita dezagula baizik.

Izan ere, Zuk erakutsi diguzu,

ematea dela, hartzaile izateko bide;

norberaz ahaztea dela, nork bere burua aurkitzeko bide;

barkatzea dela, barkamena iristeko bide;

eta hiltzea dela guretzat, betiko bizitzara iristeko bide.




Educación Infantil
 



Educación Primaria



ESO

 


Bachillerato

Categoría: Carisma ignaciano

Etiquetas: , ,

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×