“Elkarrekin bizi”: acompañar, convivir, aprender.

El curso 2015-2016, los docentes y estudiantes del colegio San Jose Jesuitak, junto con la Residencia de Ancianos Astarloa, iniciamos el proyecto “Elkarrekin bizi”. Hace dos años, Sorkun Abaunza, trabajadora de dicha residencia, tocó la puerta de nuestro colegio porque estaba interesada en sacar adelante una actividad o proyecto. Sorkun nos expresó su experiencia, su ilusión y no pudimos negarnos a hacerlo realidad. No dudamos en diseñar y poner en marcha este proyecto con el que pretendemos incidir en una realidad que nos preocupa: la tercera edad. Desde entonces y después del primer año, la valoración ha sido tan positiva que este curso será ya el tercero.

El principal objetivo del proyecto es juntar a nuestros mayores con niños y niñas de 10-12 años, para que cada grupo ofrezca al otro lo que tiene y lo que es. Un grupo de alumnos y alumnas del colegio acude a la Residencia Astarloa durante una hora semanal y acompañan a los mayores que están allí: juegan, hablan, escuchan, aprenden… Estos dos grupos en edades tan diferentes, aún estando muy lejos en edad y vivencias, se interrelacionan y se aportan valores mutuamente. Además de acompañar a los aitites y amamas y compartir la alegría, también nos motiva la satisfacción de encontrarnos y de conocernosaprender de las vivencias compartidas y experimentar lo beneficioso de convivir entre generaciones diferentes.

Tras las primeras experiencias, decidimos bautizar el proyecto con el nombre “Elkarrekin Bizi”, ya que nombrándolo adquiere mayor realidad y sentido. Cabe mencionar que es un proyecto que sufre cambios constantes, ya que se adapta a las circunstancias y se modifica en función de las necesidades.

Nuestros alumnos y alumnas son algunos de los protagonistas que dan vida al proyecto. Cuando les preguntamos acerca del proyecto nos contestas con frases de este tipo: “Lo pasamos muy bien”; “Nos gusta mucho ver sus caras, sus sonrisas, sus expresiones. ¡Se ponen muy contentos!” Y una última frase que recoge el sentimiento de los estudiantes hacia el proyecto: “¡No quitaríamos esta experiencia!”

Para nosotros, profesores y tutores del colegio, esta experiencia es especial en cuanto a aprendizaje y aporte personal. El proyecto va de la mano con la misión, la visión y la educación en valores del colegio. El cariño, el amor, la generosidad, el aprendizaje, la responsabilidad, son ejemplos de lo que ellos aprenden.

Por todo ello, queremos darle gracias a Sorkun por compartir su proyecto e ilusión con los alumnos y alumnas del colegio. Gracias a los mayores de la Residencia de Ancianos Astarloa y a los estudiantes del colegio por la labor que lleváis a cabo. Deseamos que este proyecto salga adelante durante muchos años más.

Categoría: Incidencia social

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×