¿Qué es lo que se celebra con la Semana Santa?

La Semana Santa es un conjunto de celebraciones con gran sentido espiritual. Como es sabido, las fechas de la celebración son cambiantes, oscilan entre los meses de marzo y abril de cada año, según el calendario lunar.


Hoy en día se disfruta como una temporada de vacaciones. Pero para preparar la Pascua (resurrección de Jesús), la comunidad cristiana, la iglesia, advirtió de la necesidad de una adecuada preparación espiritual mediante la oración y el ayuno.

Es la Cuaresma, cuya temporada de 40 días (sin contar los domingos) comienza antes de la Pascua cristiana y comienza el miércoles rompedor y finaliza el Jueves Santo. Vamos a exponer brevemente algunos datos curiosos del periodo previo a la Cuaresma. En cuanto al ayuno, cien años atrás, los cristianos no comían carne ni un solo viernes del año, por respeto a Jesús. Esta práctica se fue suavizando y derivó en no consumir el Viernes Santo, al tiempo que se aprobó la ingesta de pescado y marisco. Esta forma de actuar ha sido una costumbre popular, sobre todo en la tierra vasca.

Tras la Cuaresma, la Semana Santa comienza el Domingo de Ramos, día de la famosa entrada de Jesús de Nazaret en Jerusalén. Y termina con la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección, que se llama Domingo de Pascua. Desde la perspectiva cristiana, estos días se viven como jornadas para reflexionar y acercarse a Dios. Cada día se celebra algo diferente.

El recuerdo comienza con el Domingo de Ramos. El primer día es la representación de la llegada de Jesús a Jerusalén montado en un burro. Al llegar a la Ciudad Santa, como símbolo de una fe renovada, los fieles le recogieron con hojas de olivo y palmas. Hoy en día, en la misa mayor, en la eucaristía, se bendicen los ramos.

El Lunes Santo es un día importante de la Semana Santa. Como dice la historia, Jesús pasó la noche en Betania y se dirigió al templo. Lo vio convertido en un mercadillo y después de enfrentarse a comerciantes y vendedores lo expulsaron. El Martes Santo se recuerda la proclamación de la muerte de Jesús. Aparece en los Evangelios que cuando insultaron a la mujer que había limpiado y besado los pies de Jesús con perfumes, ella anunció su muerte. Jesús, diciendo que era la preparación para su funeral, defendió a la mujer. Se recuerda la traición sufrida por Jesús el Miércoles Santo. Un apóstolo, Judas Iscariote, lo entregó a los enemigos por 30 monedas de plata.

El Jueves Santo se celebra la instauración de la Eucaristía de la Última Cena de Jesús. Lo habitual en esta jornada es asistir a una misa especial con un altar eucarístico. En la misa se realiza un lavado de pies. Este día la iglesia celebra el día del amor entre hermanos y hermanas.

El Viernes Santo es crucial en la liturgia cristiana. Este día a Jesús le pusieron la corona de las espinas. Tras su encarcelamiento, fue juzgado y torturado. Luego lo crucificaron en el monte Golgota, en medio de dos ladrones. Judas, que había vendido a Jesús, se arrepintió, y se colgó y se suicidó.

El Sábado Santo recuerda a Jesús en la tumba. Todos creían que todo había terminado. Al anochecer se celebra la Vigilia de Pascua, una de las principales celebraciones religiosas del año.

El Domingo de Pascua es uno de los días más importantes. Según cuenta la liturgia, ese día Jesús salió de la tumba y sus discípulos encontraron la tumba vacía. En el camino de vuelta, encontraron a Jesús encendido y comenzaron a difundir la buena nueva. En la misa del domingo recordamos de una manera especial esta gran alegría. Se enciende una antorcha de Pascua que simboliza la luz del Cristo encendido y permanecerá encendida en todas las misas de Pascua. El último día que se enciende es la celebración de la Ascensión de Cristo. Aparte de esto se enciende en los funerales para que el difunto acompañe a la Luz de Jesús. También cuando se celebran otros sacramentos, como los bautizos y la consolidación.

Categoría: Carisma ignaciano

Etiquetas:

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×