Escuela inclusiva: de la teoría a la acción

Como destaca el profesor e investigador reconocido internacionalmente Tony Booth, la educación inclusiva es un proceso a desarrollar por parte de la sociedad.

La escuela no puede aislarse de la sociedad, sino que debe trabajar la inclusión social en la comunidad. Debe ser una escuela inclusiva en un pueblo inclusivo, una ciudad inclusiva y una sociedad inclusiva. Deberemos estar conectados a toda la sociedad y mirar conjuntamente a la diversidad, la migración y el medio ambiente. Tendremos que compartir el marco de valores inclusivos, expresando estos valores en acciones. Son muchos los valores inclusivos que hay que poner en práctica: la igualdad, los derechos, el respeto a la diversidad, la sostenibilidad, la honestidad, la compasión, el amor, la alegría, la compasión, la solidaridad, la no violencia, la confianza, la belleza, la alegría, la esperanza… Es imprescindible tener en cuenta todos estos valores si queremos una educación inclusiva. Si excluyésemos algún punto de esta lista, estaríamos limitando la educación. ¿Cómo conseguir que los estudiantes crezcan en un ambiente adecuado? ¿Cómo si no tenemos un medio ambientalmente sostenible? El agua es el recurso más importante en todo el planeta. El agua nos conecta a todos. El agua es un símbolo de inclusión. Son conceptos que requieren una respuesta concreta. Los valores a tratar deben expresarse en las acciones. En el mundo de la educación, estos difíciles conceptos, como el de la inclusión, deben estar preparados para que tengan una respuesta concreta. Los valores deben ponerse en acción. Valores inclusivos y no exclusivos o excluyentes: el valor de la comunidad en lugar del valor del grupo reducido, el valor de la diversidad en lugar del valor de la única cultura, la compasión y no el egoísmo, el amor en lugar de la autoridad… Debemos conectar valores inclusivos con acciones. El marco de valores no debe ser teórico, hay que ponerlo en práctica. Tenemos que hacer más que pensar. Por ejemplo, en la escuela que tiene el amor como valor importante, un niño o una niña no podrán ver a otra persona que esté sola y no acercarse a ella y no darle la bienvenida y hacer que se sienta compañera. La Compañía de Jesús ha efectuado un gran trabajo al respecto y el proyecto de nuestro colegio se apoya en estas bases sólidas. Son varios los planes y proyectos que tenemos impulsando valores inclusivos:
  • Proyecto de diversidad
  • Trabajo cooperativo
  • Plan de acogida para la población inmigrante
  • Convivencia
  • Coeducación
  • La ciudadanía
  • Interioridad
  • Pastoral
  • Agenda 21
  • ….
Hace tiempo que comenzamos a recorrer este camino soñado y toda la comunidad (educadores, padres y alumnos) estamos trabajando para reflejarlo en nuestra vida cotidiana. El planeta está enfermo y muchas personas también lo están. Utilicemos los valores inclusivos como cura. Veamos el planeta como lugar de estudio y saquemos nuestra escuela de entre las paredes, y todos diferentes, pero en este mundo en el que en el fondo somos uno, actuemos con humanidad. Eliminemos valores excluyentes y destructivos o inhumanos y reivindiquemos valores inclusivos que tienen un valor real.

Categoría: Incidencia social, Enseñanza-aprendizaje

Etiquetas: ,

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×