Llevando lo aprendido en el colegio al huerto de casa

El contexto educativo va mucho más allá del centro escolar. El entorno social y la experiencia personal de cada alumno y alumna influye, y mucho, en el desarrollo y aprendizaje. En este sentido, establecer una relación directa entre lo que se aprende dentro y fuera del colegio ayuda a los jóvenes a darse cuenta de la importancia y necesidad de la escuela en sus vidas. El proceso de aprendizaje es completo cuando hay una continuidad de los conocimientos adquiridos en los distintos contextos de cada persona.

El colegio debe ser capaz de adecuarse a los distintos contextos sociales; puesto que no es lo mismo vivir en un entorno rural o una gran ciudad, ni tampoco es lo mismo la situación familiar y personal de cada estudiante.  Además, para el alumnado que ha tenido dificultades trabajando con una metodología centrada en la transmisión y memorización, en el que además se trabaja en grupos numerosos, el colegio ha de ofrecer una alternativa. Un modelo de desarrollo de las competencias, enfocado desde una perspectiva práctica, trabajando en proyectos y resolución de problemas.

Mediante un sistema mucho más personalizado, en grupos pequeños, los estudiantes ven cómo avanzan y encuentran la motivación necesaria para afrontar los retos planteados. Este sistema permite la inclusión de todo el alumnado, y es que en San Jose Jesuitak Ikastetxea tenemos un compromiso pleno con la inclusión educativa. Por ello, hemos hecho una apuesta explícita por un marco educativo inclusivo y por una educación integral. Así, quienes cursan la Diversificación Curricular en la educación secundaria obligatoria, suelen tener la oportunidad de asimilar el conocimiento de una manera más práctica.

La Diversificación Curricular es mucho más que un proyecto con una metodología diferente. Cada grupo tiene sus propias necesidades y las actividades se adaptan, dentro de lo posible, a sus gustos y necesidades futuras.
El grupo de este curso ha mostrado un gran interés por las actividades que les permiten desarrollarse y explorar en lo que les gustaría estudiar en el futuro. El trabajo en la huerta y el compost han sido algunos de los temas tratados a lo largo del curso. El primer sector forma parte de la realidad de varios jóvenes, y tratando estos temas en el colegio establecen el vínculo entre su entorno social y el centro escolar. Así, aprovechando el confinamiento, uno de los jóvenes ha empezado a aplicar en la huerta el conocimiento adquirido a lo largo del curso, estableciendo ese vínculo que se fomenta desde el colegio.


Además, para que toda esta teoría funcione de manera correcta, el rol del tutor es imprescindible. Lorena Ortuoste, educadora y tutora del grupo, hace un esfuerzo especial a lo largo del curso para que los jóvenes puedan probar diferentes tipos de trabajos que puedan ser de su interés. Ahora ha visto con gran alegría cómo uno de sus alumnos ha puesto en valor todo lo aprendido. El esfuerzo y la actitud de los alumnos y alumnas es lo que le da un verdadero resultado a lo aprendido. En nuestro colegio les enseñamos que con el apoyo de los educadores, el futuro depende de ellos y ellas, de su trabajo y esfuerzo.


El huerto del alumno ya ha empezado a tomar forma: ha plantado tomates, pimientos y coliflor, además de fresas, y también ha empezado a hacer compost.



Noticia relacionada:

Categoría: Enseñanza-aprendizaje

Etiquetas: , ,

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×