Jon Solaguren: “Tengo una buena relación con muchos alumnos”

Nuestro colegio está compuesto por personas muy diversas, y aunque a veces, tanto alumnos como educadores tienen más protagonismo de cara al exterior, somos una familia muy amplia.


El equipo de mantenimiento forma parte de esta familia y el trabajo que realizan es muy importante para el correcto funcionamiento del centro. Además, en la época tan especial que vivimos, su trabajo ha cobrado aún más importancia.

Por eso, esta vez tomaremos el tiempo para conocer a Jon Solaguren. Él trabaja desde 2011 en el colegio Jesuitas de Durango. Empezó limpiando el patio y echando una mano a Juan, y actualmente es técnico de mantenimiento. 



¿Cómo funciona el equipo de mantenimiento?

En el equipo somos tres personas, Juan es el que lleva más tiempo, y Abel y yo nos unimos más tarde.


Ahora, además, contamos con la ayuda de los chicos de la comunidad. Nos ayudan a hacer trabajos a los que no llegamos. Son jóvenes de Jesuiten Etxea, han empezado este año y la verdad es que siempre están dispuestos a echar una mano.


¿Cuál es el trabajo de los mantenedores en el centro?

Nuestro trabajo es resolver cualquier problema que pueda surgir con nuestras herramientas; siempre que podamos. Y también nos encargamos de limpiar el patio.


Muchas personas trabajamos en el colegio, es muy grande, por lo que puede haber muchos problemas a lo largo del día.


Al trabajar en el patio, también tienes una relación especial con los alumnos y alumnas, ¿no?

Sí, especialmente al trabajar los sábados, tengo la oportunidad de relacionarme con chicos y chicas después de las citas deportivas. Tengo la oportunidad de comentar con los alumnos cómo ha ido el partido y tengo una buena relación con ellos.


Teniendo en cuenta que empecé en 2011, han pasado ya nueve años y conozco a muchos alumnos y alumnas. Por aquí han pasado desde 1º de ESO, de 4º, de bachillerato… Y ahora en Durango, cuando me ven por la calle, también me conocen y me saludan.


Tengo una relación muy estrecha con muchos de ellos, tanto en la escuela como fuera, y es una parte de mi trabajo que también me gusta mucho, estoy contento con ello.


Fotografía tomada en 2019. Plantando arbustos en el patio con los alumnos.


La COVID-19 ha tenido un gran impacto en todos los ámbitos. ¿Cómo ha afectado en vuestro trabajo? ¿Qué hicisteis cuando se cerró el colegio y cómo os habéis preparado para la vuelta?

Durante el confinamiento, los profesores y profesoras trabajaban desde casa, pero nosotros nos quedamos aquí, preparando la escuela: poniendo a medida las mesas de las aulas, colocando los dispensadores de hidrogeles en las aulas y baños, pegando las pegatinas para marcar las entradas y salidas… Además, como el alumnado no estaba, aprovechamos para hacer algunos trabajos que realizamos en verano.


Actualmente me he encargado de poner todos los días el hidrogel en las clases y en los baños. En el colegio tenemos cinco puntos para que el profesorado los coja si lo necesita, y entre otras tareas yo me encargo de que no falte el material.


¿Qué te ha enseñado esta nueva situación?

Responsabilidad; la importancia de la responsabilidad personal. Te pueden poner unas reglas, pero al final cada uno se tiene que encargar de cumplirlas.


¿Te gustaría añadir algo?

Que estoy muy contento con mi trabajo. Estoy a gusto, esto es como una familia.



Categoría:

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×