¿Cómo actuaríamos si volvieran a interrumpirse las clases presenciales?

En el hipotético caso de que tuviéramos que quedarnos en casa, tenemos organizada la estructura del colegio San Jose Jesuitak, para que los alumnos y alumnas no tengan que interrumpir su proceso de aprendizaje.


En septiembre, a principios de curso activamos un plan de contingencia que es más que conocido para todas las familias, y estamos satisfechos con los resultados. Todos los alumnos, alumnas, educadores y familias han interiorizado las nuevas normas y creemos que los buenos resultados que hemos tenido hasta ahora han sido gracias a ello. Hemos tenido que confinar una sola clase en estos tres meses, y fue a principios de curso. Por ello, nuestro plan de contingencia sigue adelante.


Aún así, la situación está lejos de ser buena y en estas últimas semanas se han tomado medidas más restrictivas, con el objetivo de reducir los casos de contagio de la COVID-19. Todos queremos que la situación mejore, pero si empeora, no queremos dejar espacio a la improvisación. Por eso, hemos organizado los trabajos previos que hay que hacer en cada ciclo. 


Asimismo, queremos compartir esta información con las familias, con total transparencia y con el objetivo de transmitir un mensaje de tranquilidad. Confiamos en poder seguir con las clases presenciales, pero si la situación empeora, ¡estamos preparados!


Seguir educando, sin interrupciones


Teniendo como referencia la experiencia del pasado mes de marzo y las necesidades de las familias, hemos concretado tanto de forma teórica como práctica lo que deberíamos hacer si llegara el tercer escenario planteado por el Departamento de Educación.


Para empezar, los tutores realizarán una conexión telemática diaria con el grupo, para dar inicio a la jornada y dar cuenta de las tareas del día. Esta conexión se prolongará a lo largo de la mañana para evitar que se solapen en los casos en los que hay más de un hijo o hija en la familia.


En Educación Infantil, se ofrecerán propuestas de trabajo mediante el site de nuestra web. Contarán con actividades y explicaciones para hacer frente a lo que hay que reforzar en cada nivel. La semana estará estructurada para garantizar que se trabajen todas las áreas.




En el caso de Educación Primaria, adecuaremos los horarios y cada día se trabajarán tres o cuatro materias para seguir trabajando todas las competencias. De 1º a 4º recibirán las propuestas mediante los sites de la web, y con los de 5º y 6º utilizaremos ordenadores para tener horas lectivas en directo y compartir trabajos.


En todos los casos tenemos establecido un procedimiento de feedback de los trabajos para poder ver el desarrollo del alumnado. Por otra parte, utilizaremos las tardes para atender al alumnado y resolver dudas.


Dos días a la semana los tutores y tutoras se reunirán en pequeños grupos para hacer un seguimiento estrecho con los alumnos y alumnas, y otras dos tardes estarán todos los profesores para resolver las dudas de las familias y alumnos.


En definitiva, el objetivo es que la escolarización del alumnado se mantenga en casa con la mayor normalidad posible y que el alumnado continúe desarrollando sus competencias.


En los cursos de ESO y Bachillerato también tenemos reorganizado el proceso de enseñanza-aprendizaje si los jóvenes tuvieran que seguir las clases desde casa. En las últimas semanas hemos realizado simulacros con alumnos y alumnas de todas las aulas para asegurar los recursos tecnológicos de los que disponemos. La aplicación con la que trabajaremos y nos comunicaremos con el alumnado será Teams y a través de sus cuadernos en One Note garantizaremos el contacto entre el alumnado y el profesorado.


En cuanto a la organización de horarios, continuaremos con el horario habitual. Sin embargo, haremos unos pequeños ajustes. Todos los días, en el primer cuarto de hora de la mañana (a las 08:00 horas), los estudiantes tendrán una cita con su tutor o tutora para dar comienzo a la jornada, planificar el día y asegurarse del bienestar de sus alumnos y alumnas. Posteriormente, se mantendrá el horario habitual.


En cuanto al proceso de enseñanza y evaluación, y una vez extraídas las conclusiones de lo aprendido en el trimestre anterior, se han adaptado los criterios de evaluación y se están definiendo los procedimientos para trabajar tanto en grupo como individualmente.


Una relación cercana


Nuestro objetivo es mantener una relación directa con el alumnado, atender también sus necesidades emocionales y garantizar la atención a todo el alumnado. Para ello, y en aquellos casos en los que sea necesario, también se están estudiando vías para que algunos alumnos y alumnas puedan recibir clases presenciales.


Si tuviéramos que llegar a este escenario, consideramos más importante que nunca facilitar la comunicación entre los padres y madres con el profesorado y con los tutores y tutoras. Para ello buscaremos momentos adecuados y cómodos y los compartiremos con las familias.


¡Sigamos cuidándonos!



Artículos relacionados

Simulacros en las clases de Bachillerato.

Nuestros sites.


Categoría: Enseñanza-aprendizaje

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?


plan estratégico


Noticias relacionadas


×